Noticias

Recomendaciones para el Camino de Santiago

By 12 julio, 2021No Comments
El Colexio de Podólogos de Galicia recomienda a los peregrinos utilizar calzado de trekking ya usado y adaptado al pie, pero sin desgaste o deformación, y con suela amortiguadora para evitar sobrecargas musculares
 Pone a disposición de los peregrinos un geolocalizador para encontrar la clínica de podología más cercana en la ruta, disponible en todas las farmacias de Galicia y en la web colegial
 Aconseja llevar en la mochila un pequeño botiquín de urgencias con crema hidratante, vaselina, antiséptico cutáneo para infecciones, gasas y esparadrapo y polvos astringentes para la sudoración

El fin del estado de alarma en España y la rebaja de las restricciones impuestas para combatir la pandemia de la covid-19, han provocado que Galicia empiece a recibir gran número de peregrinos en sus diferentes rutas del Camino de Santiago. Esta llegada de peregrinos, tanto nacionales como internacionales, ha llevado al Colexio de Podólogos de Galicia (COPOGA) a ofrecer una serie de recomendaciones para procurar que los pies de los peregrinos lleguen en el mejor estado posible a la Praza do Obradoiro de Compostela.

Como cuidados básicos del pie, el Colexio de Podólogos de Galicia señala que, durante las rutas de peregrinación, cualquier alteración puede producir una lesión de gran importancia, por eso destaca que es conveniente que un podólogo realice al futuro peregrino, con anterioridad al inicio del Camino, un estudio biomecánico para observar si la marcha es normal o presenta alteraciones y que debe realizarse con el calzado que vaya a ser utilizado.

Con los pies como protagonistas del Camino, los podólogos gallegos recuerdan los elementos esenciales para hacer una peregrinación satisfactoria y sin grandes complicaciones podológicas. Aconsejan utilizar calzado de trekking ya usado, con suela amortiguadora de más altura en el talón que en el antepié para evitar sobrecargas de la musculatura posterior de la pierna, pero sin que presente desgaste o deformación. “El calzado debe mantener la estabilidad de nuestros pies aportándonos sujeción para así minimizar el riesgo de lesiones” –apunta el presidente del Colexio de Podólogos de Galicia, Juan Dios–.

Otro aspecto fundamental para proteger los pies durante la peregrinación son los calcetines, que los podólogos gallegos aseguran que deben permanecer secos para evitar la aparición de hongos y ampollas. Recuerdan que es preciso tener en la mochila más de un par de calcetines a mano. En este punto, los podólogos aclaran que, si los pies sudan mucho o se recalientan con las altas temperaturas del verano, no se debe dudar en cambiar los calcetines en medio del trayecto. Aconsejan usar calcetines técnicos y de algodón sin costuras, que se adapten al pie sin formar arrugas o dobleces.

En los descansos que se realicen durante la jornada jacobea, el COPOGA recomienda usar chancletas con sujeción para descansar los pies y que transpiren, tanto en las paradas como en el fin de la ruta, tras todo el día caminando una media de entre 25 y 30 kilómetros.

Además, el Colexio de Podólogos de Galicia recomienda a todas las peregrinas y todos los peregrinos del Camino de Santiago llevar un pequeño botiquín de urgencias en la mochila ante cualquier posible riesgo de lesiones o heridas, “ya que una simple ampolla mal tratada puede infectarse, causar dolor y cambiar el patrón de la marcha y así lesionarnos obligándonos incluso a tener que abandonar la peregrinación”.

Este kit debe incluir una crema hidratante, vaselina pura o lubricante, antiséptico cutáneo para evitar infecciones en heridas o ampollas, apósitos para cubrir estas lesiones, es decir, apósitos de segunda piel, fieltros o simplemente gasas y esparadrapo, así como polvos astringentes para controlar la sudación.

Listado de cuidados básicos de los pies de los peregrinos en gaLlego, castellano, francés e inglés

Ante cualquier problema de gravedad que el peregrino detecte en su pie o tobillo, el COPOGA recomienda acudir a un podólogo en la mayor brevedad posible en alguna de las paradas de la ruta jacobea. En este enlace de la página web colegial – https://copoga.com/mapa_clinicas_xacobeo.php –, los peregrinos pueden buscar la clínica de podología más próxima a su ubicación en el Camino. Además de este geolocalizador, incluido con motivo del Xacobeo 2021-2022, este sitio web cuenta con un listado de cuidados básicos de los pies presentados en cuatro idiomas: gallego, castellano, francés e inglés.

Esta información para los peregrinos estará a disposición en todas las farmacias de Galicia, gracias a un proyecto de colaboración puesto en marcha entre el Colexio de Podólogos de Galicia y los cuatro Colegios provinciales de Farmacéuticos, llamado ‘Os pés no Camiño’. Se ha repartido por todas las farmacias gallegas un vinilo para colocar en la puerta de sus establecimientos con un código QR que redirecciona al sitio web del COPOGA.

El 74% de los peregrinos que realizan el Camino de Santiago tiene ampollas tras varias etapas

El 74% de peregrinos que realizan el Camino de Santiago presenta alguna lesión ampollosa en el pie después de realizar varias etapas. Así se desprende de un estudio sobre los factores de riesgo asociados a la aparición de lesiones dermatológicas en el pie durante la práctica del senderismo, realizado a 315 peregrinos, liderado por la profesora de Podología de las Universidad Miguel Hernández de Elche, Esther Chicharro-Luna, con la colaboración de las Universidades de Extremadura y Málaga y difundido por el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos. El estudio concluye que las plantillas personalizadas, el control de la humedad del pie y caminar por tierra protegen de las ampollas. Más información del estudio: https://cgcop.es/el-camino-de-santiago-y-las-ampollas/

De este trabajo se desprende también que la ampolla es la lesión dérmica más frecuente durante la práctica deportiva y constituye hasta el 64% de las consultas médicas de los senderistas. Además, se manifiesta que las ampollas en los pies no son lesiones que se deban minusvalorar: pueden ser dolorosas, restringir el funcionamiento normal del pie y aumentar el riesgo de infección de las extremidades inferiores

Se recomienda el uso de plantillas personalizadas, la utilización de calzado con sistemas de amortiguación en las suelas, el cambio de calcetines al menos una vez en largas caminatas y que el peso de las mochilas no supere el 14% del peso del peregrino.